miércoles, 9 de diciembre de 2009

Manolo Blahnik

Hijo de un padre checo y de una madre española, Blahnik creció en la isla canaria de Santa Cruz de la Palma, donde la familia tenía una plantación de plátanos. Su madre, de 88 años, vive en la misma casa hasta el día de hoy. Y Blahnik la visita con regularidad –“todos los meses si puedo”– y habla con ella al menos una vez al día.

Le mandaron a la Universidad de Ginebra a estudiar, donde cursó estudios de Derecho y Literatura. Decidió que el ejercicio de la abogacía no estaba hecho para él –según cuenta la leyenda sobre su vida– cuando un día se desmayó al ver un cadáver en una clase de medicina forense. Entonces, en unas vacaciones con amigos en Francia en 1960, descubrió la ciudad de París y se enamoró de ella. Se fue a vivir allí en 1968, dejando su licenciatura sin acabar, y se puso a trabajar en una boutique llamada Go.



En 1970 hizo lo que tenía que hacer, se trasladó a vivir a Londres, donde se dedicó a las relaciones públicas y a comprar pantalones vaqueros para Joan Burstein, en aquel entonces propietaria del imperio de diseño Feathers (actualmente es dueña de Browns). No mucho después viajó a Nueva York con el fotógrafo Eric Boman y una carpeta repleta de bocetos con figurines para teatro, más que dibujos de zapatos.

Fue Diana Vreeland, una leyenda de la moda de Nueva York, la que descubrió la aptitud de Blahnik como diseñador de zapatos.

Mucho más tarde, Blahnik terminó diseñando zapatos especialmente para ella: “¡Menudo privilegio! Eran unos zapatitos bajos, muy planos, muy alargados y finos como el papel, pues la señora Vreeland estaba muy delicada por aquella época”.



De vuelta al Londres de los años 70 y animado por el interés inicial de la gran señora, Blahnik empezó a diseñar zapatos para Ossie Clark.



Los resultados de ese trabajo le ayudaron a fundar Zapata, una tienda diminuta escondida justo detrás de King’s Road. Es ahora igual de exclusiva que cuando se abrió, con la única diferencia de que lleva el nombre de su propietario. De eso han pasado ya casi 30 años.

Ha recorrido un largo camino. Además de los muchos premios y honores que ha recibido a lo largo de los años, a principios de 2003 Blahnik se convertirá en el primer diseñador de zapatos al que el Museo de Diseño de Londres dedicará una exposición retrospectiva sobre su obra. Y hay que reconocerle que a diferencia de muchos de sus contemporáneos alcanzados por la fama sigue siendo el mismo de siempre. ¿Una persona brillante? Sin duda alguna. ¿Un neurótico? Él mismo es el primero en admitirlo.



Después de 30 años en el negocio, sigue siendo el diseñador de zapatos más grande del mundo. Desde los zapatitos bajos hasta los zapatos de tacón de vértigo por los que es más conocido, su trabajo, perfectamente equilibrado tanto estética como técnicamente, y su buen ojo para el color y los adornos en el acabado, hacen de él un personaje sin rival en su campo. Máximo esteta, Blahnik es también un hombre muy cultivado. Se siente cómodo hablando de arte, literatura e historia.

No quiere tener muchas tiendas. Le han tentado muchas veces con hacerse cargo de ellas, pero hay una voz que le dice siempre: ‘no lo hagas’. En resumen, que odia decir que algo está mal por culpa de doña Fulana de Tal o que es la culpa de la empresa del señor Mengano de Cual. Si hace algo que está mal respecto a sus zapatos, entonces es siempre culpa suya. Odia echar la culpa a otros. Lo que quiere es concentrarse en hacer sus propias cosas”.



La fábrica que elabora sus zapatos más elaborados es considerada por el propio diseñador como una pequeña familia. Ellos llevan haciendo esta clase de zapatos durante 200 años, así que se considera un afortunado por contar con ellos. No hacen más de 80 pares al día para Blahnik, mientras que para otras marcas producen decenas de miles en una jornada.

Blahnik le debe mucho a la serie Sexo en Nueva York, ya que su protagonista, Carrie Bradshow, es una incondicional de sus zapatos, pero curiosamente hace unos días el diseñador confesó en una entrevista con el diario italiano "Il Sole 24 Ore", que nunca había visto la serie, serie que ha hecho internacionalmente famosos los "MANOLOS"

Propuestas de jueves

Saliendo del coche


Positivo


Misterio

21 comentarios:

isabel dijo...

Me quito el sombrero con este hombre. Sus diseños hacen suspirar. Y suspirando te cojo la tercera propuesta pero con los botines de la segunda. Ya le añadiré un abriguito que esta mañana estamos a cero.
Besos desde Estella.

Florida Real dijo...

Maravilloso el post de hoy. Los zapatos de los topitos de Blahnik preciosos. Pero lo que tiene que aguantar el pie con esos tacones. Hablas de zapatos planos, pero enséñalos, quiero verlos. De tus propuestas me quedo con la segunda. Besos desde la Florida.

Patricia dijo...

Me encantan los Manolos!! Conocía un poco de su historia por varios libros que tengo... y cuando este verano fuimos de vacaciones a NY tenía claro que volvería con unos!!
Genial el post como siempre!!

Un beso,
Patricia

MARIETA dijo...

Los quiero.... Todos!! Sólo tengo unos, negros, un regalo muy especial que va conmigo a todas y cada una de las bodas de invierno... Están cascadillos ya los pobres.
Quiero MÁS.... Ains.
Saludiños.

Anita Patata Frita dijo...

Me quedo el dos!!

Algún día tendré unos manolos eso lo juro por la mancha manchega jajaja :D

Cris dijo...

qué maravilla de historia, como se nota el savoir faire.

bss!!

Cris dijo...

qué maravilla de historia, como se nota el savoir faire.

bss!!

Nacho dijo...

Ah, mu bien.

Fashion dijo...

Me gustan los Manolos y me alegro mucho de que su creador sea un español!! Por cierto, en cuanto a los diseños, me quedo con el 3º!! Mua

Eva Madrid dijo...

No conocia su bio tan al detalle...gracias!, la semana pasada tuve la oportunidad de hacerme con un par de Manolos!!!
Te lo dejo por si quieres pasarte a verlos
www.confusionenmadrid.com
muak!

MyBigBlind dijo...

Labor admirable de Manolo Blahnik... Me gusta leer esas historia que empiezan desde abajo, y poco a poco se convierten en iconos de algo que nunca hubieran imaginado en sus inicios.

Me quedo con el look B/N :)

un beso enorme!!

Karen dijo...

La verdad es que nunca había leído su biografía, me encantan sus zapatos y me ha llamado mucho la atención los blancos de topos ;)
Besos.

Ellyllon dijo...

Propuesta nº 2 sin dudarlo pero cambiando el bolso.

Vaya historia la del Manolo.
Y en Derecho se estudia Medicina Forense?? qué caña estos de la Universidad de Ginebra! qué programa de estudios tan completo!!

Pos mira. No sabía nada de este tipo. Sólo que son sus zapatos son una pasada y que era medio español.
Gracias una vez más por "educarnos" a las profanas.

Besos miles porquetúlovalesyyotambién!!
Muaaaaaaaaaaakssss!!
Elly

Beth Février dijo...

Blahnick es un genio!! como siempre tu post un 10 y el anetrior que no puede comentar tb!
Informativo e ilustrativo y adoro tus propuestas!!

Un besazo!

www.bethfevrier.com

alma máter dijo...

Me ha encantado conocer su historía, que no la conocía. Hay zapatos preciosos!!

De tus propuestas con la tercera, con esas botas planitas planitas y cómodas, cómodoas..

Un besote!!
(ya he tomado nota de lo de los “memes”. Del próximo no te libras..jeje)

Arien dijo...

Pues yo conocí y añadí los manolos a mi wishlist gracias a Carrie!!Es única para lucirlos!!
Me encanta el último look!

:)

preetandpoor dijo...

este hombre es arte y lo demas son tonterias! me encanta y además medio español! por cierto me quedo con el tercer conjunto espero que el puente haya sido fenomenal
un abrazo^^

Laetitia´s Comptoir dijo...

Yo me quito el sombrero también!!! que arte!!!

Esta vez me quedo con el segundo, me parece muy cañero..

Muas

Pau dijo...

Te cuento los Manolos son maravillosos pero tan cómodos como dice la leyenda no son.
Eso si, pedazo de post amiga, cada día mejor.
XXX preciosa

Alba dijo...

Es un genio!!!
besos

Miss T dijo...

q hombre!! vale un monton! bueno, como sus zapatos...jejejeje!
buen post! muy interesante ;)